Gestar o morir: la máxima de Martina Servio en su exposición Lo efímero de las cosas

Escultura, Galerías, Muestras, Noticias

Por Candelaria Penido. IG: @candepenido

Fuego. Como llama que devora, como vigor que contagia. Fuego que obliga a renacer. Una obra que surge como respuesta a un incendio y enciende múltiples posibilidades.

Martina Servio inauguró esta semana, Lo efímero de las cosas en Uno + Uno. En ella la búsqueda es la constante. Una necesidad de probar, transitar, expandir se hace palpable. Una exposición que reúne múltiples aristas: pintura, videoperformance, escultura, libros, material de archivo. “Me siento cómoda en la inseguridad, me gusta probar. Siempre hice de todo —nos explicaba la artista—. Un solo lenguaje me queda corto.” Es gracias a la retroalimentación de las distintas disciplinas artísticas que esta artista crea mundos. Su muestra, como ave fénix, viene a terminar de exteriorizar procesos más complejos, internos, indisociables a la vida misma, que se ven reflejados en su libro La búsqueda del infinito por los esclavos de la frustración. “La yuxtaposición de lenguajes que hacen a esta exhibición se ancla en la palabra no como factor limitante, sino como método de expansión”, explica la curadora, Agustina Rinaldi, en el texto de sala.

Subir las escaleras del espacio cultural es encontrarse con obras que anticipan. Una mesa con libros expuestos, abiertos, apilados, con hojas sueltas, invitando a tocarlos y perderse entre sus palabras. Luego, La formalidad del tiempo es la primera pieza que llama nuestra atención. Calidoscopio de figuras que juegan a ser amorfas pero que logramos reconocer como cuerpos que se repiten y conectan. Por poco se mueven frente a nuestros ojos, a la vez que resaltan su quietud. Un ciclo que termina y vuelve a empezar. Por último en esta primera sala, entre la oscuridad, se yergue un óleo en vertical de un cuerpo estilizado embarazado. En colores planos y pinceladas gruesas, es acompañado por un pie hecho de cera de soja. Esta vela encendida se derrite a medida que transcurre el tiempo. Obra que anuncia su propia finitud, obra que presenta al fuego como personaje activo y al primer pie que vemos.

Esta figura se repite, como tema, a lo largo de todo el recorrido. “Es el seguir avanzado”, nos confiaba Servio durante una charla mientras recorríamos su taller. De hecho, afirmaba, “cuando algo tiene pies… entendemos qué es. Esto por ejemplo, podría ser un corazón —me señalaba a lo lejos una pieza (una figura en negro que remite a la forma del órgano corazón sobre un fondo transparente, de vidrio)—, hasta que distinguimos sus pies. Ahí se convierte en un cuerpo.”

“[Las obas] están signadas por la virtud de lo inacabado y por la potencia de la transmutación”, dice Rinaldi. El cambio y sus posibilidades es otra constante en la exposición. “El trabajo de Martina es un work in progress —me confiaba la curadora durante la visita al taller—. Lo interesante es que aprendimos a darle entidad a ese cambio constante”. Para la artista, la obra siempre puede transformarse.  El trabajo, entre artista y curadora, fue mano a mano por 8 meses y medio. En ese período pasaron muchas cosas. Entre ellas, Martina quedó embarazada. Ese cuerpo lleno/llenado que ocupaba su interés como gestor de vida, dejo de ser meramente un objeto de estudio, para transformarse en su realidad. “¿Cómo se llena ese vacío?” se pregunta la artista al crear y nosotros, espectadores, le intentamos responder a medida que recorremos la muestra.

“El autorretrato de la artista evoca palabras que actúan como pinturas, pinturas que ilustran conceptos, conceptos que desencadenan preguntas y preguntas que no tienen respuestas”, explica el texto curatorial. Y son estas —las preguntas—, las que nos acompañan en Lo efímero de las cosas. Van surgiendo, mientras avanzamos de obra en obra: ¿Todos son el mismo cuerpo? ¿Existe un solo cuerpo? ¿Qué va a surgir de ellos? ¿Qué se está gestando? ¿Cuándo va a nacer? ¿Qué tan fugaces somos? ¿Son? Preguntas cuyas respuestas se condensan en la experiencia.

Las figuras se repiten, las formas se reproducen y las piezas se acompañan. Como retazos de una gran historia, los trabajos de Servio juntos toman más potencia. Las videoperfromance con la instalación y las velas en escena, las esculturas con las pinturas, el material de archivo, los colores se complementan y se apoyan en la palabra escrita de la obra literaria. “En la reproducción de las cosas descubrí que me halló. Es el decir siempre lo mismo, con réplicas imperfectas y únicas a su vez”, contaba la artista cordobesa.

Lo efímero de las cosas reúne trabajos en grandes formatos, realizados es su mayoría en su taller de Barracas, y algunos pocos en Nueva York y Barcelona. Pude visitarse hasta el 14 de diciembre, de lunes a viernes de 11 a 18 h.

Si te interesó, no dejes de compartir este artículo:

Más Noticias:

películas de arte
Convocatorias de arte

El Canon Billiken propone un nuevo imaginario nacional

Por Candelaria Penido. IG: @candepenido

Todo aquello que vemos se incorpora en nuestra memoria y forma de comprender el mundo. Qué pasa entonces con esa historia nacional, con ese canon aprendido a través de imágenes que se nos presentaron como ciertas y absolutas cuando alguien viene a cuestionarla. El Canon Billiken, la muestra individual de Franco Fasoli en Quimera Galería, no solo la cuestiona sino que la retoma, resignifica y recrea.

Otras Noticias