Conociendo Rusia tuvo su debut en Niceto

Blog, Crítica, Crónicas Acromáticas, Under, Vida Calesita

Con un rotundo Sold Out, la banda de Mateo “El Ruso” Sujatovich se presentó por primera vez en el escenario de Niceto para compartir canciones de su disco homónimo y adelantos del que vendrá.

PERSONAJES

Mateo Sujatovich (voz y guitarra)
Nicolas Btesh (guitarra y coros)
Guille Salort (batería)
Fran Azorai (teclados)
Feli Colina (coros)
Jun Gimenez (bajo)
Fila de vientos x3

PRIMER ACTO

Noche de sábado en Palermo, en Niceto. Buenos Aires entrando en otoño, la lluvia aguantándosela. En la boletería ya está puesto el cartel de LOCALIDADES AGOTADAS. Adentro hay muchísima gente, hace calor y suenan unos tangos.

Alfombras estilo persa cubren la parte delantera del escenario. Una cortina de flores recubre la pared trasera. Hay mesas de luz a cada lado del escenario, donde se apoyan jarrones con flores. Hay todavía más mesitas dispuestas aleatoriamente, con más jarrones. Hay un perchero de pie y una butaca estilo Chesterfield simulando el living de una casona de Villa Crespo o la tapa del disco homónimo de Conociendo Rusia.

ESCENA I

Se abre el telón. Cada integrante de la banda ya está en posición. El Ruso está de espaldas, cubierto su cuerpo por un tapado de terciopelo pesado y marrón.

Mateo: Cortá el tango ya

La banda se lanza de lleno con los acordes de “Lo que pasó”. La sigue “Cicatriz”. La energía es intensa, y no mengua. Suenan impecables, envolventes. La conexión entre ellos excede los límites del escenario, baja al público inmediato, trepa por los costados hasta los seguidores en altura y vuelve en forma de coro, las letras casi como susurros. Está latente en el aire la emoción de la consagración: llenar un Niceto, invitar a mil personas a vivirla juntos.  

Mateo: a mí me están cumpliendo un sueño

Público: canto unánime de olé, olé, olé

ESCENA II

Mateo cuelga el tapado del perchero. Vuelven a la carga con “La Puerta” y se despachan con la presentación de dos temas nuevos, que siguen la línea sin perder el estilo pero aportando frescura.

ESCENA III

El Ruso descansa, toca Nico su canción y luego cede a Feli Colina, con Martes, en uno de los momentos más intensos del show, vientre primigenio, fuerza vital. Ella es el movimiento, la canción hecha carne y hueso, la danza que es terapia y cura y expresa y vibra, más allá de la era, perdura.

ESCENA IV

Entran los vientos para interpretar el “La Mexicana”, su hit más reciente cuyo videoclip es una delicia. Siguen afinados, alineados, en equilibrio, en estado de entrega.

SEGUNDO ACTO

ESCENA I

Mateo: bueno, me voy a romper un par solo, ¿qué onda?

Y lo hace, sin más. En una sala estallada de sonido, luz y gente se anima y canta a cappella por un lapso de 20 segundos que fue eternidad. En la era del pro tools, el tipo cantó así nomás, con la voz y el corazón.

ESCENA II

“Juro”, “Bruja de Barracas” y “Loco en el Desierto”: la trilogía de la despedida. Un show que estuvo a la altura de las expectativas, para esta banda de inicio incipiente, pero con un futuro que promete largoplacista cuya virtud es haber apostado al rock y al amor.

CONTINUARÁ…

Cronista: Lupe Gambina


Si te interesó, no dejes de compartir este artículo:

Más Noticias:

películas de arte
Convocatorias de arte

El Canon Billiken propone un nuevo imaginario nacional

Por Candelaria Penido. IG: @candepenido

Todo aquello que vemos se incorpora en nuestra memoria y forma de comprender el mundo. Qué pasa entonces con esa historia nacional, con ese canon aprendido a través de imágenes que se nos presentaron como ciertas y absolutas cuando alguien viene a cuestionarla. El Canon Billiken, la muestra individual de Franco Fasoli en Quimera Galería, no solo la cuestiona sino que la retoma, resignifica y recrea.

Otras Noticias