Los sábados 22.30hs se presenta en la sala Caras & Caretas 2037 200 Golpes de Jamón Serrano, protagonizada por Gustavo Garzón & Marina Otero. Una propuesta de choque entre el circuito on y el circuito off donde se plantea un encuentro posible.

¿Cuántos segundos dura el momento en el que se apagan las luces y la sala queda completamente a oscuras? La sensación de soledad y de encuentro condensadas, cuerpo a cuerpo espectador y artistas. La atmósfera ante el contacto inminente. El recuerdo surge como la imagen empañada en un espejo, cuando pasaron 365 días de renuncia a las salas en vivo.

La disputa entre el teatro comercial y el teatro del circuito off no es nueva, lo originalidad de 200 Golpes de Jamón Serrano radica en la forma que encontraron Marina Otero, Gustavo Garzón y el equipo de producción en relatar esta dualidad, explorando y explotando todos los recursos disponibles. Música, danza, pantallas, cámaras en vivo, escenografía móvil, asistentes en escena, luces. Recursos de ambos universos puestos a disposición para dejar en carne viva al actor “famoso” y a la multipremiada pero “ignota” bailarina y directora escénica, en el afán por encontrar una obra que les diera cuerpo y dinero, respectivamente.

Esto más que un biodrama es un egodrama”, dicta el texto como una posible forma de resumir la trama de esta obra escrita y dirigida por Marina Otero -quien creó, dirigió e interpretó la obra Recordar 30 años para vivir 65 minutos, con la cual participó en el Festival Santiago a Mil, Singapore International Festival of Arts y en la Bienal de Arte Joven Buenos Aires con la que obtuvo el premio a la Mejor Dirección en Danza y una beca para el programa Watch and Talk en el Theatre Spektakel (Zurich)- y protagonizada por Gustavo Garzón -actor de extensa trayectoria en TV, cine y teatro- quienes dispuestos a desnudar sus miserias provocan, cuestionan, se pelean y finalmente, se encuentran.

Creada en 2016 y con el reciente galardón Estrella de Mar en el rubro Drama y/o Comedia Dramática, la obra se paseó por diversas salas alternativas hasta llegar en plena temporada a las salas de Mar del Plata y desembocar finalmente en la sala Caras & Caretas 2037, donde se presenta todos los sábados a las 22.30.

Los cuidados sanitarios, llevados adelante por toda la producción y el público, exigen una distancia física en el cierre de la obra que sin embargo no aleja al espectadxr del encuentro con el desencuentro, del cuestionamiento de ambos circuitos, de una visión holística acerca de las vicisitudes que cada uno conlleva y de un posible acercamiento entre ambos. No sin el corazón al desnudo.

Nota: Lujan Gambina