El 5 de Julio falleció la queridísma artista Margarita Paksa, quien además de su extenso recorrido y una exitosa carrera, fue docente titular de la cátedra Proyectual Escultura de UNA Artes Visuales.

Se destacó por sus instalaciones y en el uso de materiales, con una mirada que combinó el arte multimedia con la ciencia y la tecnología.

Reconocida internacionalmente, participó en gran cantidad de muestras y exposiciones. A lo largo de su carrera formó parte de prestigiosos jurados, y expuso su obra tanto en el ámbito nacional como internacional, obteniendo numerosos premios y distinciones.

Siempre estará presente entre nosotros en la contemporaneidad de su obra, y como maestra ícono en el alma de nuestra Institución. Será recordada con mucho cariño por sus colegas, estudiantes y amigos.

Alejandro Elia, actual titular en la cátedra y amigo, dice:

“Entre 79 y 14 Margarita juega con la dualidad, vida y muerte del arte danzan en sus obras.  Una artista que supo jugar el juego de la vida, no solo para marcar polaridades, sino para provocarnos la pregunta sobre lo que se juega en su intermedio. En la obra “El arte ha muerto, viva el arte”, 1979-2014, las luces se prenden y se apagan al ritmo de nuestra respiración, movilizando el desconcierto, creando vida. Aquello que es y no es, aquello que existe; ¿Dejará de existir…? Lo cierto es que Margarita trasciende su obra, haciendo que ambas estén más vivas que nunca, aún hoy que la Artista ha dejado su cuerpo físico. Su ingenio, su rebeldía, su constante renovación en busca de lo emergente, hará que siempre este viva entre nosotros y para las nuevas generaciones como una artista atemporal y única.
A mis ojos, Margarita, Artista Visual Argentina, ha sido con todas sus letras, Mujer, Madre, Abuela, Artista, Rectora, Profesora, Formadora no solo de Profesores sino de artistas y alumnos, Compañera, Amiga, Aliada; un ser humano con una mirada muy crítica del mundo y sus formas. Tengo el ferviente deseo que los libros o la historia reconozcan a esta gran mujer de la misma forma que mis ojos la ven.
Guardo la esperanza que tu legado en este mundo transitorio esté siempre con nosotros. Hasta siempre!”

Alejandro Elia